EL VIGORON - NICARAGUA

Foto de platostipicosnic.blogspot.com
Primero les dejo la mejor respuesta presentada en Yahoo.

El vigorón no podría decirse que es un plato, porque su correcta y original figura se da servido en una hoja (hoja de chagüite): ese es el detalle principal.
El Vigorón se prepara a base de yuca y chicharrón de cáscara, y, una ensaladita con chile, muy especial, que le da la gracia gustosa. Vamos a ver cada cosa por aparte: la yuca. La yuca se escoge entre las que se ven mejor tratadas, hermosas, limpias, frescas. Hay que fijarse en las puntas, que cuando la punta de la yuca está azulada indica que la yuca es vieja. Tampoco es buena una yuca chancomida o golpeada.

Antes de poner a cocer la yuca, se le quita la cáscara y se corta en tucos medianos, se lava con el agua del chorro y se la deja escurriendo. Con el agua en el fuego, ya cuando esté hirviendo el agua se le echa la yuca y se la deja su tiempo, que ella misma indica su punto cuando se hinchan los pedazos y se hermosean. Se apea la porra del fuego, se le bota el agua y se deja la yuca reposando. Cuando ya se va a preparar el Vigorón, se abren los pedazos con las manos y se le quitan las venas y las hilachas para que quede una yuca limpia y porosa.

Tiene mucho que ver la estación lluviosa, Julio, para que la yuca no esté tan buena. En invierno se pone la yuca tilinte, paluda y chachalte. El chicharrón. El chicharrón debe ser tostado. El chicharrón huloso es un fracaso; cuando está muy mantecudo es una ruina y cuando es sólo cuero, la charrasquita, no da ni para un mordisco.

Un buen chicharrón debe tener cáscara, grasa y carne. No debe ponerse un tuco muy grande, sino que es mejor que vayan varios tuquitos, que además lucen y adornan la composición: se ven bonitos los tuquitos de chicharrón sobre la yuca blanca y la ensaladita con tomate encima.

La ensaladita. Ah... ésto es cosa seria... Primero que todo es el vinagre. Vinagre de guineo, que no esté muy nuevo, ni tampoco muy pasado, vinagre borracho, no. El vinagre además debe haber sido asoleado, porque el agrio de un vinagre asoleado tiene un cierto sabor a vida, a naturaleza, se siente eso que uno siente cuando va alegre en un camino. Lo que pasa es que el vinagre coge el sol, como el vino coge el gusto de la tierra... bueno, es que el vino y el vinagre son de la misma sangre.

Voy a seguir adelante: contando con un buen vinagre, se pica cebolla blanca, repollo fresco en tiritas, tomate rojo, mimbro tajadeado y enseguida el maravilloso chile congo. No hay que dejar la ensalada muy picante, debe quedar en su punto medio. Ya todo esto revuelto y puesto en un chunche, una tazota o una porra chata, se le agrega algo de agua con mucho cuidado, porque el papel del agua es el de adelgazar un poco el vinagre y mantener vivos el repollo y el tomate sin que los resienta la fuerza del vinagre. Después se le pone sal espolvoreada encima.

La hoja. Hoja de chagüite, cruda y desvenada, bien lavadita y se mantiene cubierta para que no se tueste nada.

Por último nos queda hablar del arte de comerse un Vigorón: hay que fijarse que en cada bocado deben de ir todos los elementos: mordisco de chicharrón, el pedacito de yuca y el poquito de ensaladita. Se mastica suave y se mantiene un ratito cada bocado en la boca para sentirle bien todo el asunto y, todavía, al final cuando ya se terminó, no botar así nomás la hoja, sino que se la dobla de los lados haciéndola como un cartucho, recogiendo en el fondo los restitos del vinagre, y ladeándolo suavemente se chupa poco a poco hasta el fin. Esto deja en los labios cierta sensación de picante que luego con una pasadita de lengua se le da como un toque final de lujo

Aqui se deja una receta que se acerca a todo ello.

RECETA 4 PORCIONES:

1 Kilo de Yuca dulce
1/2 Kilo de chicharrones frescos y crujientes
1/2 Kilo de repollo
4 Tomates
1 Cebolla
Vinagre de guineo o de frutas
Sal al gusto

PREPARACION:

Se lava la yuca; se pela (se le bota la cáscara) y se pone a cocer en abundante agua con un poco de sal, aproximadamente unos 25 minutos de cocción; cuando revienta la yuca y está suave al tacto; se baja del fuego, se escurre y se deja en reserva.

Mientras la yuca se está cociendo quiebras el chicharron en pedazos pequeños que permitan a los comensales llevarlos fácilmente a su boca. (cuidado de hacerlo polvo, que no sirve para el vigorón)

Se pica el repollo en lascas finas y los tomates en picadillo no tan fino; igual la cebolla. Se mezclan el repollo, los tomates y la cebolla y se les agrega el vinagre (a falta de vinagre algunas personas le agregan zumo de limón, esta variante no me gusta mucho por cierto)

Tenemos todo listo: la yuca la cortamos o la despedazamos en trocitos comibles; le agregamos el chicharron quebrado; mezclamos y le ponemos de corona la ensalada que ya hemos preparado.

Entradas populares